Perdona siempre a tu enemigo. No hay nada que le enfurezca más. Oscar Wilde (1854-1900) Dramaturgo y novelista irlandés.

Periódico ABC

Última Hora
  1. Son muchos los españoles que hacen sus cábalas en el sorteo de la Lotería de Navidad, que se celebrará el próximo 22 de diciembre en el Teatro Real de Madrid. Cuando salen los boletos a la venta, los participantes comienzan a buscar estadísticas que les «acerquen» a la gloria, que se materializa con el premio «Gordo», o lo que es lo mismo 400.000 euros antes de impuestos y 320.000 después de ellos por cada décimo adquirido. Tirando de datos, se puede comprobar que existen números «fríos» y «calientes». Es decir, números que todo el mundo quiere comprar por haber sido tradicionalmente más afortunados y otros a los que nadie quiere acercarse. Por ejemplo, las terminaciones en 5 suelen ser estadísticamente las más premiadas, puesto que el «Gordo» de la Lotería de Navidad ha terminado en esa cifra en 32 ocasiones. Sin embargo, y pese a que las ventas masivas permiten que los loteros puedan darles salida, los números que acaban en 1, 2 y 9 son menos populares, debido a que el mayor premio solo les ha visitado en ocho, tres y diceiséis ocasiones respectivamente. Lo cierto es que cada año se renuevan las probabilidades de que un número, del 00000 al 99999, pueda ser el poseedor del «pelotazo» navideño, pues el sorteo siempre queda en manos del azar. Sin embargo, hay décimos con ciertas terminaciones que parecen estar malditos. En el caso de la Lotería de Navidad, aquellos que acaban en 9, 10, 21, 25, 31, 34, 41, 42, 43, 51, 54, 59, 67, 78 ó 82 nunca han obtenido el premio más elevado. «Nunca es tarde para que el Gordo acabe en 59», cuenta entre risas Ricardo García, que ha comprado un décimo en la terminación de su año de nacimiento. También los compradores fijan su superstición en el inicio del boleto. De este modo, según los datos que proporciona la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (SELAE), no han conseguido todavía el primer premio de la Lotería de Navidad los décimos que empiezan en por 27, 37, 39, 41, 44, 51, 64, 67 a 75, 77 y del 80 al 99. Siguiendo ese halo de negatividad, ciertos participantes no querrán adquirar alguno de esos boletos, aunque cabe recordar que todos los números tienen las mismas probabilidades de ser agraciados con la máxima cantidad. Mención aparte merecen los que se han venido a popularizar como números «feos». Es decir, que su composición no resulta del gusto del comprador en general. Entre ellos, es conocida la terminación en 13, que en nuestro país se relaciona con la mala suerte. También se tiende a huir de los décimos que incluyen tres 6 de forma continua dentro de sus cinco cifras, pues se cataloga como un número «diabólico». Por último, la tendencia general pregona que los boletos que están repletos de ceros no suelen gustar. Con todo, la suerte está echada y todos los participantes parten con las mismas probabilidades, aunque las estadísticas puedan relejar lo contrario.
  2. La combinación ganadora de la Primitiva del sábado, 17 de noviembre de 2018: 02, 14, 23, 29, 30, 39, el número complementario es el 37 y el reintegro el 2. El boleto agraciado en el sorteo del Joker es el 5045646 agraciado con 1 millón de euros. De domingo a jueves podrás jugar para el sorteo de La Primitiva del jueves o para los dos sorteos de la semana (jueves y sábado) mediante la alternativa de apuesta “Semanal”. Recuerda que de viernes a sábado solo podrás comprar tu boleto para el sorteo de La Primitiva del sábado. Los sorteos se realizan los jueves y sábados a las 21:40 horas en el Salón de Sorteos de Loterías y Apuestas del Estado situado en la calle Capitán Haya número 53. Y como novedad por tan solo un euro, tendrás la oportunidad de ganar 1 millón de euros adicionales con el sorteo adjunto de El Joker. La mecánica del juego de La Primitiva consiste en escoger 6 cifras diferentes entre 1 y 49, para así intentar adivinar la Combinación Ganadora en el sorteo correspondiente, formada por 6 bolas de las 49 que se sacan del bombo (modalidad comúnmente conocida como 6/49). También se extrae una bola extra como número complementario, y otra bola de un bombo aparte, entre el 0 y el 9, que actúa como reintegro. Para ganar el mayor premio (BOTE) hay que acertar los 6 números más el reintegro.
  3. Consulta el resultado del sorteo de la Bonoloto de hoy sábado, 17 de noviembre de 2018. La fortuna ha recaído en los números: 15, 17, 22, 26, 36, 39. El complementario ha sido el 46 y reintegro corresponde al 7. Los felices acertantes de las seis cifras principales logran el máximo premio. A su vez resultan agraciados quienes acierten cinco cifras y el complementario, cuatro números o tres cifras. El reintegro supone recuperar el dinero de la apuesta. No olvides que los sorteos de la Bonoloto se llevan a cabo de lunes a sábado. En la Bonoloto se dan dos modalidades de juego: diaria y semanal. Además se pueden hacer apuestas múltiples de hasta 11 números. Cada apuesta cuesta 0,50 euros, y debes de seleccionar 6 cifras diferentes entre el 1 y el 49. Una vez sellado el boleto se obtiene un número entre el 0 y el 9 que corresponde al reintegro. Después, de otro bombo con diez bolas entre el 0 y el 9 se extraerá una de ellas que corresponderá al reintegro. Se destinará al fondo de premios el 95 % de la recaudación total más posibles botes de acuerdo a las siguientes categorías. Además, se descontará de la recaudación una cifra resultante de multiplicar el número de acertantes de quinta categoría por cuatro euros para destinarla a los premiados de quinta categoría.
  4. El primer premio del sorteo del sábado, 17 de noviembre de 2018 de la Lotería Nacional ha dado como vencedor al décimo 12531, agraciado con 60.000 euros al décimo, 600.000 euros a la serie. El segundo premio, al que le han tocado 120.120 euros la serie o lo que es lo mismo 12.012 al décimo, ha recaído en 58946. Por último, los reintegros del sorteo de este sábado corresponden a los números 0, 1, 5 que reciben como premio la cantidad que jugaban, 6 euros. Si no has tenido suerte con el primer y el segundo premio todavía te quedan posibilidades de ganar un nuevo premio en el sorteo del próximo jueves, 22 de noviembre de 2018 de la Lotería Nacional. Puedes confirmar si tu boleto ha resultado premiado gracias al comprobador oficial online. En caso afirmativo, recuerda que puedes cobrar tu retribución sólo durante los próximos tres meses contados desde el día siguiente a la fecha del sorteo. La Lotería Nacional es uno de los juegos de azar más seguidos en territorio español, y llegó a través de Carlos III y hoy en día cuenta con una tradición de más de 100 años. La Lotería Nacional depende de Loterías y Apuestas del Estado (LAE) que a su vez depende del Ministerio de Economía y Hacienda. Los sorteos se semanalmente, todos los jueves y sábados. Además se suelen celebrar excepcionalmente varios sorteos extraordinarios como lo son el Sorteo Extraordinario de Navidad y el Sorteo Extraordinario del Niño, celebrados el 22 de diciembre y el 6 de enero respectivamente. En la Lotería Nacional el sistema de apuestas reside en seleccionar un número de cinco cifras y esperar al sorteo. El precio de cada boleto es de 3 euros los jueves, 6 euros los sábados ordinarios, 12 euros los sábados especiales y 15 o 20 euros los sorteos extraordinarios. Recuerda que la Lotería Nacional destina alrededor de un 70% de sus dividendos en premios.
  5. El horóscopo de hoy domingo 18 de noviembre de 2018 se presenta de lo más interesante, no te pierdas la predicción. Independientemente de tu signo del zodiaco, aquí puedes enterarte de tu predicción. Hoy el día se presenta interesante en bastantes casos, por lo que es importante leer atentamente lo que te espera. En este domingo, consulta lo que te deparan los astros en el trabajo, en el amor, en temas de dinero…. Aries Será un periodo en el que Aries asumirá un nuevo reto con el cual adquirirá mayores responsabilidades en el trabajo, por ello será importante que Aries actúe con destreza para negociar velando por sus intereses sin afectar las expectativas tan positivas que se han generado. Tauro La segunda quince del noviembre será muy activa en el trabajo, lo que mantendrá a Tauro enfocado en propuestas para iniciar en este último bimestre del año, por lo que Tauro además de tener proceder a un crecimiento profesional verá una estabilidad económica para terminar el 2018 con broche de oro. Géminis Una reunión de trabajo hará que Géminis se plantee este mes algunos cambios, por ello estas semanas serán cruciales para buscar nuevas propuestas que representen un desafío en su carrera para esto Géminis deberá ser perspicaz y potenciar sus habilidades, adquirirá mucha experiencia y atraerá dinero. Cáncer Se acercarán cambios importantes a nivel profesional, por ello será conveniente que desde hoy Cáncer establezca prioridades que le permitan tener muy claro sus objetivos en el trabajo para terminar el año con buenas expectativas, aunque quizá el miedo invada a Cáncer por la incertidumbre a lo desconocido, deberá estar preparado para crecer en su carrera. Leo Leo recibirá hoy una noticia del trabajo que cambiará su situación laboral, aunque la incertidumbre causará ciertas dudas será conveniente que Leo se adapte a las nuevas responsabilidades para asumir con ambición este reto que supondrá una nueva etapa de crecimiento en su carrera. Virgo Llegará la oportunidad en el trabajo para que Virgo se enfrente a sus propias debilidades y supere algunos miedos que no Le permiten progresar, así a finales de noviembre Virgo iniciará un proyecto con buenas expectativas profesionales que le acercarán al éxito antes de finalizar el año. Libra Libra deberá tomar una decisión muy importante que hará que el 2018 sea año inolvidable en el terreno profesional, para ello será conveniente seguir con esta dedicación para abrirse camino hacia nuevas propuestas en las que Libra podrá descubrir en el trabajo. Escorpio Será conveniente que Escorpio sea meticuloso en sus propuestas de trabajo para que las expectativas profesionales sean altas y permitan a Escorpio en este último bimestre del 2018 llegar éxito. Sagitario El mes de noviembre será una época en la cual Sagitario tendrá que asumir más obligaciones y responsabilidades en el trabajo, esto podría hacerle sentir un poco agobiado, pero trabajar bajo presión permitirá que Sagitario potencie su creatividad generando así un cambio positivo en su carrera. Capricornio A nivel laboral Capricornio estará en el mejor momento del año, por ello será conveniente que este mes emprenda nuevos proyectos, ya que tendrá la posibilidad de que surjan oportunidades con expectativas muy positivas para terminar el 2018, esto le permitirá a Capricornio descubrir en su trabajo nuevos intereses. Acuario Inicia una etapa en la cual, crecerán las inquietudes de Acuario a nivel profesional, por lo que estas últimas semanas de noviembre adquirirá nuevos conocimientos que permitirán a Acuario explorar un terreno nuevo de su carrera, será una experiencia que le motivará en el trabajo. Piscis Habrá un tema de dinero en el trabajo que Piscis deberá solucionar antes de que acabe el mes así podrá enfocarse en esas ideas que le permitan alcanzar sus metas profesionales, aunque es posible que Piscis deba hacer algunos cambios, será conveniente fomentar la ambición para avanzar con firmeza. Si quieres conocer más a fondo lo que te depara el día de hoy, consulta la predicción completa del horóscopo de hoy para tu signo del zodiaco.
  6. {'componente': {'id': '726bcca6-ead9-11e8-8a4d-6dd1f8ef566f'}}
  7. En 2012, el veterano reportero Hernán Zin (Buenos Aires, 1971) estaba en Afganistán preparando un reportaje sobre una mujer que desactivaba bombas. Allí, en medio de la guerra, en el momento más inesperado, sufrió un ataque de pánico, se quitó el chaleco, tiró las cámaras y huyó de ese lugar. Llevaba veinte años trabajando en zonas conflictivas y aquel día explotó. Cuando volvió a Madrid, llegaron la depresión, la ansiedad y la claustrofobia. Entonces comenzó a preguntarse si era el único que sufría estrés postraumático. Y era una secuela generalizada. «Me parecía interesante que todos contasen sus historias y hacer una reflexión colectiva sobre el precio que se paga por cubrir las noticias», reflexiona Zin. «Es muy paradójico, porque para contar una historia tienes que ponerte en la piel del otro, pero eso te va cargando de mucho dolor y luego una gota que desborda el vaso», añade. Traumas, miedos y confesiones que recoge en el documental «Morir para contar», que llegará a los cines el próximo 22 de noviembre. Más tarde, se podrá ver también en televisión y en plataformas digitales de pago. «Nos parece obsceno hablar de nuestro dolor cuando hemos visto el ajeno, pero es como un gas, por muy pequeño que sea tiende a ocupar todo el espacio». «El miedo es como un martillo pilón, que te golpea la cabeza». «Si pierdo un brazo es evidente, pero ¿si estoy perdiendo el alma?». Estas son algunas de las reflexiones que hacen ante las cámaras de Zin Ángel Sastre, Manu Brabo, Roberto Fraile, Maysun, David Beriain, Fran Sevilla, Gervasio Sánchez, José Antonio Guardiola, Mónica G. Prieto, Javier Espinosa, Rosa Meneses, Ramón Lobo, Javier Bauluz, Carlos Hernández, Carmen Sarmiento, Eric Frattini, Mónica Bernabé y el propio director. Pero «Morir para contar», coproducido por la actriz Nerea Barros, es también un homenaje a aquellos que, como José Couso o Miguel Gil, no volvieron a casa. «Sus familias creen en el valor de lo que hicieron, pero aún así es durísimo», confiesa Zin. Héroes, no superhombres Desmontar los clichés que pintan a estos reporteros como superhombres de acción es otro de los objetivos del documental premiado en el Festival de Montreal y la Seminci. «El día a día en la guerra es bastante aburrido, esperando a que pasen cosas. Afortunadamente, no siempre hay tiros ni están matándose. Es peor volver a casa. Allí estás muy centrado, pero cuando vuelves te cuesta empatizar con el sufrimiento de los que hay a tu alrededor, porque es incomparable. Tienes que hacer un ejercicio muy grande para centrarte en lo pequeño, pero se hace y se aprende», añade el documentalista. «Yo he ido a varios psicólogos y me sirvió cuando toqué fondo el año pasado, pero después convives con ello. En la guerra convives con el miedo y cuando vuelves, con los traumas. Cuando regresas del conflicto hay que descansar y buscar ayuda profesional, aunque lo normal es ir a otra cobertura, emborracharse...Es peor», reflexiona el también autor de «Nacido en Siria» y «Nacido en Gaza». Aunque comenzó a trabajar en conflictos armados en Camboya, las imágenes que vuelven a su cabeza una y otra vez son las de la Franja. ¿Es consciente el público de lo que cuestan estas noticias? «Lo más importante es que allí la gente valora sentirse escuchada. Luego hay cosas que tienen más éxito y otras que no ve nadie. En algún momento comprenderemos que hay que defender la noticia bien hecha y que eso cuesta mucho dinero», reflexiona el documentalista. Ellas, aún minoría en el frente periodístico, tienen un plus de heroicidad. «Se exponen mucho más, porque están en países muy machistas, donde no se las ve como interlocutores. Y esa es una barrera que tienen que superar cada día», valora Zin. Pese a todo, y aunque el también escritor está convencido de que «el oficio vale la pena», abandonó la guerra hace dos años. Ahora, además de hacer documentales, quiere adentrarse en el mundo de la ficción basada en hechos reales. «Llevo 22 años viendo lo peor y lo mejor de los humanos, así que cuento con ese bagaje». En esas historias, además, puede recurrir a recursos como el humor, «muy presente en la guerra». Y seguir derribando mitos.
  8. Pocas rocas espaciales son capaces de captar la atención de los medios como lo ha sido Oumuamua, el primer visitante interestelar detectado en octubre de 2017 por un observatorio en Hawái. No es para menos, ya que los científicos jamás habían visto antes un objeto llegado de más allá del Sistema Solar paseándose como si tal cosa por nuestro vecindario cósmico. Decenas de estudios han intentado descubrir cuál es su verdadera naturaleza, un debate entre cometa y asteroide en el que incluso se ha colado la (remotísima e ilusoria) posibilidad de que se trate de una nave espacial extraterrestre. Una «naufragada», para añadir más emoción al relato. Es la NASA la que ahora puede aportar un dato nuevo y fundamental para entender qué y cómo es Oumuamua. En noviembre, un mes después de su detección, los científicos apuntaron al Telescopio Espacial Spitzer de la agencia espacial estadounidense hacia el extraño objeto. Y no vieron nada. Oumuamua era demasiado débil para que Spitzer detectara la roca más de dos meses después de su máximo acercamiento a la Tierra a principios de septiembre. Sin embargo, como explica en un comunicado David Trilling, profesor de la Universidad de Arizona del Norte, la «no detección» es también muy valiosa, porque pone un nuevo límite en el tamaño del extraño objeto. De esta forma, Oumuamua podría no medir más de unos escasos cien metros, segun publica en la revista «Astronomical Journal». Las observaciones detalladas realizadas por múltiples telescopios terrestres y el espacial Hubble de la NASA habían detectado grandes variaciones en el brillo de Oumuamua. Esto sugería que tiene una forma muy alargada, llegando a medir 800 metros en su dimensión más larga. Pero el Spitzer rastrea los asteroides y cometas en infrarrojo, lo que puede proporcionar información más específica sobre su tamaño. El hecho de que Oumuamua fuera demasiado débil para este telescopio establece un límite en el área de su superficie total. Eso sí, como la falta de detección no se puede utilizar para inferir la forma, los límites del tamaño se presentan como si Oumuamua fuera esférico. Usando tres modelos separados que hacen suposiciones ligeramente diferentes sobre la composición del objeto, los investigadores limitaron el «diámetro esférico» de Oumuamua a 440 metros, 140 metros o tal vez tan poco como 100 metros. La amplia gama de resultados se deriva de las suposiciones acerca de la composición del cuerpo, que influye en su visibilidad a los «ojos» del Spitzer según su tamaño. El nuevo límite de tamaño es consistente con los hallazgos de un trabajo de investigación publicado a principios de este año, que sugería que la desgasificación fue responsable de los leves cambios observados en la velocidad y la dirección de Oumuamua. Los autores de ese artículo concluían que el gas expulsado actuó como un pequeño propulsor empujando suavemente el objeto. Eso convertía a Oumuamua en un objeto similar a un cometa, pero uno que tenía que ser relativamente más pequeño que los cometas típicos del Sistema solar. Pequeño pero reflexivo El reciente estudio también sugiere que Oumuamua puede ser hasta diez veces más reflexivo que los cometas que residen en nuestro Sistema solar, un resultado sorprendente, según sus autores. Debido a que la luz infrarroja es en gran parte la radiación de calor producida por los objetos «calientes», puede usarse para determinar la temperatura de un cometa o asteroide. A su vez, esto se puede usar para determinar la reflectividad de la superficie del objeto, lo que los científicos llaman albedo. Al igual que una camiseta oscura a la luz del Sol se calienta más rápidamente que una ligera, un objeto con baja reflectividad retiene más calor que un objeto con alta reflectividad. Así que una temperatura más baja significa un albedo más alto. El albedo de un cometa puede cambiar a lo largo de su vida. Cuando pasa cerca del Sol, el hielo de un cometa se calienta y se convierte directamente en gas, barriendo el polvo y la suciedad de la superficie y revelando más hielo reflectante. Oumuamua ha estado viajando a través del espacio interestelar durante millones de años, lejos de cualquier estrella que pudiera renovar su superficie. Pero esto pudo ocurrir a través de la desgasificación cuando hizo un acercamiento extremadamente cercano a nuestro Sol, un poco más de cinco semanas antes de que fuera descubierto. Además de barrer el polvo y la suciedad, parte del gas liberado pudo haber cubierto la superficie de la roca con una capa reflectante de hielo y nieve, un fenómeno que también se ha observado en los cometas de nuestro Sistema solar. Adiós para siempre Ahora, Oumuamua está saliendo del Sistema solar, casi tan lejos del Sol como la órbita de Saturno, y está muy lejos del alcance de los telescopios existentes. «Por lo general, si obtenemos una medida de un cometa que es algo extraño, volvemos y lo medimos nuevamente hasta que entendamos lo que estamos viendo», explica Davide Farnocchia, del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS) en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA. «Pero este se ha ido para siempre; probablemente sabemos ahora tanto sobre él como sabremos en el futuro», concluye.
  9. «Hace mucho, mucho tiempo…». Así comienza siempre una narración prometedora, un cuento al que nos entregamos incondicionalmente, sobre todo si confiamos en las habilidades de quien pone voz, ilustra o firma tan sugerentes palabras. Este cuento, el que les quiero contar, comenzaría realmente así: «Hace mucho, mucho tiempo, el ser humano no sabía leer, ni escribir, ni contar…». Si hemos cerrado los ojos y queremos transportar nuestra mente a ese instante, hemos de viajar rápido y retroceder, al menos, unos 22.000 años. Al abrirlos y mirar a nuestro alrededor, es posible que podamos ver el célebre Hueso de Ishango, una de las más antiguas muestras conocidas, hasta el momento, de conocimiento matemático humano, plasmado este en agrupaciones de muescas, en absoluto aleatorias, realizadas sobre un humilde peroné de babuino. Desde entonces, el mundo y la humanidad, mano a mano, se han transformado de una forma sorprendente, si bien recientemente parece que nuestro entorno ha comenzado a caminar más rápido que nosotros y nos cuesta seguir su ritmo. Y ya se sabe, cuando la cabeza va más rápido que los pies, uno corre el riesgo de tropezar y hacerse daño. Las matemáticas, claves en el proceso evolutivo Estos cambios, en su mayoría evolutivos, han ido acompañados y han sido apoyados por el desarrollo científico y tecnológico y, dentro de este marco, desde sus inicios, por las aportaciones de las matemáticas, término que proviene del griego antiguo y que, etimológicamente, significa «lo que se puede comprender», algo que no deja de resultar paradójico si echamos un vistazo, no solo a las elevadas tasas de fracaso académico en matemáticas de sociedades como la nuestra (o los preocupantes resultados de nuestro país en informes de evaluación internacional como TIMSS o PISA), sino también a las más que notables muestras de rechazo hacia este aprendizaje, la ansiedad matemática que atenaza a tantas y tantas personas o la baja autoestima que el ciudadano corriente suele reconocer al ser preguntado por su competencia matemática, entre otras cuestiones de carácter afectivo. La comunidad anumérica de los Piranha La cuestión no sería, en principio, grave si las matemáticas quedasen únicamente vinculadas con la actividad científica, y sería incluso soportable si se tratase de un mero artificio escolar, sin más. Pero, no nos engañemos. ¿Cómo sería despertar de un sueño habiendo olvidado por completo, por ejemplo, todo lo que son los números y cómo utilizarlos? Quizás alguna reacción emocional e impulsiva inicial haya podido llevar a alguien a sentirse aliviado por la idea, pero si se visualiza bien ese hipotético mundo sería fácil sentir la angustia de estar perdido, una angustia como la que podemos sentir si nos despertamos y, de repente, no podemos ver, oír, sentir, oler o saborear. También es posible que su angustia no aparezca porque haya decidido que su vida sería mucho mejor en compañía de los Piranha, en Brasil, junto al río Maici, siempre que lo adoptasen en su sencilla comunidad «anumérica». Nuestra vida, nuestro día a día, se basa en las relaciones. La función de relación en todo ser vivo es fundamental, pues le permite comprender lo que ocurre tanto en su interior como a su alrededor y actuar en consecuencia. Es una cuestión de supervivencia, pero también de calidad de vida, si se comprende más y mejor y si se actúa con acierto. En esta función de relación se ubica fácilmente el rol que juegan nuestros cinco sentidos a los que me atrevería a añadir, ya de partida, simplemente jugando con las palabras, el propio sentido común. Sentido numérico Ahora bien, ¿y si les digo que podemos hablar también de sentido numérico? ¿y si les cuento que diferentes experimentos con bebés muestran la presencia de habilidades para la elaboración de representaciones numéricas abstractas de ciertas cantidades, una incipiente aritmética informal (especialmente interesantes resultan en este sentido las investigaciones de Karen Wynn y su equipo) y una capacidad notable para distinguir entre pares de conjuntos de elementos solo por el número de elementos que posee? Esto es así, e incluso estudios recientes identifican este tipo de habilidades como los fundamentos sobre los que se levanta después el edificio de la competencia matemática. Son habilidades que no solo han permitido la supervivencia del ser humano y la de muchos animales en situaciones en las que se debía tomar una decisión rápida a partir de una valoración súbita, por ejemplo, del grado de desequilibrio de fuerzas entre tribus o manadas rivales, sino que también han permitido dar el pistoletazo de salida a las primeras e incipientes muestras de contabilidad, de conteo, de numeración… Estamos hablando de habilidades que la comunidad científica ha ubicado bajo un marco o paraguas teórico, un constructo al que se ha convenido en llamar sentido numérico, aunque a la hora de hacerlo operativo y definirlo con precisión las discrepancias entre investigadores siguen siendo significativas. En todo caso, se trata de un sentido con el que se nace en unos niveles básicos. Un sentido que puede y debe desarrollarse como parte natural de nuestro crecimiento y maduración individual y colectiva, ingrediente básico para seguir relacionándonos adecuadamente con un entorno dominado cada día más por los datos, especialmente numéricos, y no exento de amenazas, sobre todo de manipulación externa. El concepto matemático más importante del siglo XXI Por sentido numérico podemos entender el conocimiento y uso flexible de los números y sus operaciones. He aquí pues un auténtico “sexto sentido”, salvo que queramos seguir inmersos en la pesadilla descrita al inicio de este artículo. Es más, para muchos investigadores en educación matemática, como Keith Devlin, de la Universidad de Stanford, el sentido numérico puede ser considerado el concepto matemático más importante del siglo XXI. Y si asumimos que se trata de un sentido más, puesto que determina nuestra comprensión del entorno y nuestra capacidad de respuesta ante los cambios que este presenta, es evidente que su debilidad es, en el fondo, una discapacidad o, cuando menos, una debilidad que puede ser aprovechada por cuantos quieran y puedan tratar de manipularnos a través de enrevesados juegos de cifras, estadísticas falaces y una bien ensayada retórica numérica. Este aviso a navegantes parece que empieza a encontrar receptores tanto en los campos de la Psicología como en los propios de la Neurociencia y, afortunadamente, en los de la Educación, donde enfoques «multisensoriales» de los números se van progresivamente incorporando en las aulas, atendiendo tanto a las cuestiones cognitivas como a las afectivas, algo que facilita mirar y ver a los niños cuando trabajan matemáticas, como ya nos sugería A.S. Neill, no solo como un grupo de cabezas pensantes sino también como un grupo de corazones. José María Marbán Prieto es profesor de Educación Matemática en la Universidad de Valladolid. Este artículo fue publicado originalmente en «The Conversation»
Spanish Afrikaans Arabic Catalan Chinese (Traditional) English French Galician German Greek Hebrew Hindi Icelandic Irish Italian Japanese Portuguese Serbian

Recomendamos

Imágenes al azar

¿Quén está en línea?

Hay 24 invitados y ningún miembro en línea